Cerrar

Una denuncia por violación impune en la Municipalidad de El Agustino

30 de julio de 2015

Una extrabajadora de la Municipalidad de El Agustino, denuncia haber sido dos veces ultrajada por quien fuera su jefe, Jorge Luis Tipe Quispe, supervisor de Seguridad Interna del municipio, que constantemente la acosaba. Tipe está preso y su cercanía con el alcalde Richard Soria le estaría haciendo gozar de mayor respaldo de la gestión, a diferencia de la agraviada quien perdió su trabajo y no cuenta ni con un abogado.

Por: José Alván Senepo
@JoseAlvanS

El uno de julio de este año, Elva Aguirre León, quien trabajaba anteriormente en el área de seguridad interna de la municipalidad de El Agustino, interpuso una denuncia al promediar la una de la madrugada contra Jorge Luis Tipe Quispe, supervisor de la misma área, luego de que éste haya tratado de violarla por segunda vez en una descampada caseta de serenazgo a la que conocen como Bellaluz, en el mismo distrito.

En compañía de un taxista y dos de sus conocidos, incluyendo a la hermana del teniente alcalde de la comuna, llevaron a la fuerza al sujeto hasta la estación policial de la Divincri de El Agustino para efectuar la denuncia por intento de violación. Luego Tipe Quispe tendría que dar su manifestación junto a Elva.

En dichas manifestaciones, Jorge Luis Tipe argumentaba que la agraviada era su pareja y que eso era razón suficiente para tener relaciones sexuales con ella sin su consentimiento. Esta “relación” fue desmentida rápidamente por Aguirre quien afirmó que nada la une con su victimario excepto la relación laboral que se vio afectada desde el momento en que Tipe la empezó a llamar y mandar mensajes con insinuaciones que se volvieron un claro acoso sexual.

Incluso, Elva afirma que ya había abusado sexualmente de ella una vez sin que lo haya denunciado, por miedo a perder su trabajo. Este hecho lo comentó al momento de poner la denuncia, pero su testimonio no fue validado porque supuestamente el delito ya había pasado y según le aseguró el policía que tomó su testimonio, el hecho no tenía nada que ver en el momento.

Comisaría de El Agustino donde se interpuso la denuncia por violación / Foto: José Alván (Spacio Libre)

ORIGEN DE LOS ACOSOS
“Yo le comenté en algún momento al señor (Jorge Luis Tipe) que por las noches yo trabajaba en el área de seguridad interna y por las mañanas vendía chicha para poder mantener a mis dos hijas. Esto le habrá hecho creer que yo necesito dinero y fue así como todo empezó”, asume Elva.

Según afirma, una noche en la que ella estaba cuidando un local perteneciente a la comuna, Tipe la llama para que acuda inmediatamente a su encuentro. Pensando que era alguna urgencia laboral, acude al llamado sin imaginar lo que ocurriría en ese lugar donde, según señala, fue ultrajada por su jefe, para luego ser amenazada por Tipe quién aseguró que ella “ya estaba en sus manos, y que no diga nada porque sabía que tenía hijas a quien mantenía sola”.

Esta violación nunca fue denunciada por la señora por el temor de perder el trabajo al intentar enfrentarse a un trabajador de confianza de la gestión de Richard Soria, quien hasta el momento no se ha pronunciado sobre el tema.

A la izquierda, alcalde Richard Soria junto a Luis Tipe Quispe su exjefe de Seguridad Interna y acusado de violación / Foto: Facebook de Tipe Quispe

ALGUNOS FUNCIONARIOS SABÍAN
Luego de la primera violación que Elva prefirió callar, los acosos aumentaron por parte del supervisor del área de seguridad interna. Mensajes de texto, llamadas a altas horas de la noche y amedrentamientos laborales, era la forma que utilizaba Tipe para actuar en contra de Elva, quien acudió a Tony Valcárcel, jefe de seguridad ciudadana de la comuna, según explica la denunciante.

Éste solo atinó a llamar fuertemente la atención a Jorge Luis Tipe Quispe, le dijo que no siga acosando a la señora, porque en cualquier momento dichos actos podrían repercutir en su contra y “manchar a la gestión del actual alcalde”.

Nos comunicamos con Antonio Valcárcel para preguntar sobre la actual situación laboral de Elva Aguirre, pero este nos dijo que hablemos con recursos humanos y nos cortó la llamada. / Foto: Facebook

Este no fue el único funcionario del municipio que sabía de este caso. Luis Ambicho Meza, teniente alcalde del distrito, supo también que Tipe venía acosando a la señora desde hace mucho tiempo, también le llamó la atención a él y a su jefe, pero nunca abrieron algún tipo de investigación o sanción contra el agresor.

LA DENUNCIA QUE ORIGINÓ EL MALTRATO
La madrugada del uno de julio de este año, Elva recibió una nueva llamada de Jorge Luis Tipe quien le pedía que se apersone a la caseta de serenazgo que todos conocen como Bellaluz, además, había mandado a dos sujetos al local que ella cuidaba (Cruz de Motupe) para que la reemplacen.

Al escuchar esto, la denunciante no supo qué hacer y se puso a llorar invadida por los nervios, por lo que recibió el apoyo del dueño de la casa que cuidaba, que sirve como local de la municipalidad, él junto con Elva acudieron hasta el domicilio del teniente alcalde para que sean testigos de las intenciones que tenía Tipe Quispe para con ella, pero al no poder el funcionario tuvo que mandar a su hermana.

Según cuenta la agraviada, lloraba tanto que el taxista que la llevaba hasta el lugar le preguntó qué le pasaba y al contarle se comprometió con el caso y decidieron ir en busca del agresor.

Al llegar al local indicado, Elva decide ingresar primero para confirmar lo que ya presumía en cuanto a las intenciones de Quispe, al corroborarlo trató de escapar del lugar pero no pudo y otra vez fue víctima de las agresiones previas al acto de violación que fue evitado por las personas que habían llegado con ella con la intención de defenderla.

Las mismas personas redujeron al supuesto violador y lo llevaron hasta la Divincri de El Agustino, lugar en donde llegaron diversos funcionarios de la municipalidad que, según afirma la denunciante, nunca preguntaron por ella, sino por Tipe Quispe.

Elva Aguirre y la foto de su agresor. Ella espera el apoyo necesario para recuperar su empleo y lograr que el violador permanezca en prisión / Foto: José Alván (Spacio Libre)

APOYO AL MENOS INDICADO
Elva, afirma que esa mañana acudieron hasta la Divincri, lugar en donde habían puesto la denuncia, dos regidores de la municipalidad y un procurador de la comuna. Sí, un procurador que nada tenía que hacer en un caso particular, pero que según le explicó al teniente alcalde quien había ido a apoyar a la agraviada, estaba allí porque el alcalde lo había mandado.

En un primer momento, tras el proceso respectivo, a Elva se le garantizó que ella seguiría trabajando para la comuna en la misma área en donde estaba, ya que ahora Tipe Quispe no le podía hacer nada porque había recibido una pena de 9 meses de prisión preventiva.

Pero no fue como se lo pintaron. A los tres días, cuando la agraviada fue a hablar con el señor Tony Valcárcel, le pusieron muchas trabas y no solo no le devolvieron el trabajo, sino que le dieron su último cheque y la siguieron paseando por unos días más, hasta esperar que la señora se canse y no siga intentando volver a su puesto de trabajo.

Por otro lado, en esas idas constantes hasta la municipalidad de El Agustino, le dijeron que el comité de damas estaba organizando una ‘chuleteada’ a favor del señor Tipe Quispe, ya que sus gastos de defensa “no pueden ser solventados por sí mismo”.

Esto enfureció de tal modo a Elva que, al inquirir a un allegado al alcalde el objetivo de dicha actividad, le dijeron que era para que hagan arreglos dentro del municipio.

La "chuletada" para solventar los gastos de defensa del agresor. Nada de apoyo para la víctima / Foto: José Alván (Spacio Libre)

EL DILEMA DE LA AGRAVIADA
Elva Aguirre León, actualmente viene pasando por una crisis emocional producto de la violación de la que fue víctima por Tipe Quispe, quien parece disfrutar de las gollerías que le daría ser allegado del alcalde Soria, del partido Perú Patria Segura, del excandidato a la alcaldía de Lima, Salvador Heresi.

Asimismo, afirma que fue desalojada del cuarto en donde estaba viviendo junto a su hija porque al no tener empleo, no tiene dinero para poder pagarlo y que por el momento está en la casa de su hermana.

Actualmente no cuenta con un abogado y solo espera que se haga justicia con su caso, porque como ella, según afirma, en dicha municipalidad hay varias mujeres que vienen pasando por la misma situación y no tienen el valor de denunciar este tipo de actos repudiables.

Fuente: Spacio Libre